Taller para animadores de los Grupos Bíblicos / VICARÍA DE EVANGELIZACIÓN / DIÓCESIS DE QUILMES

clip_image002Material compartido hoy viernes 23 en Radio Vida Satelital FM 91.1 LA RADIO DEL OBISPADO DE QUILMES .

Es importante sumarse a este proyecto y hacerlo vida en cada capilla, parroquia , movimiento, asociación, grupo , colegio de la DIOCESIS DE QUILMES.

Si tenes sugerencias, consultas o dudas podes enviarme un mail a: claudio_senas@hotmail.com y se lo reenvio al EQUIPO DIOCESANO DE GRUPOS BIBLICOS.

Bendiciones.

Claudio

DIÓCESIS DE QUILMES
VICARÍA DE EVANGELIZACIÓN
Equipo Diocesano de Grupos Bíblicos

Taller para animadores de los Grupos Bíblicos

1. Información del Proyecto de formación y animación de Grupos Bíblicos en las comunidades de la diócesis.
El proyecto trata de promover la formación de grupos bíblicos en todas las comunidades parroquiales de la diócesis.
Este proyecto fue presentado en la reunión de responsables diocesanos (de Vicarías, Departamentos, Asociaciones y Movimientos) que tuvo lugar el 6 de diciembre de 2008, y que buscaba elaborar un plan pastoral para la diócesis, concretando los objetivos y las líneas de acción aprobadas en la Asamblea del Pueblo de Dios, que se realizó en octubre de 2008. Después, en sucesivos encuentros se fue desarrollando, hasta concretarse en la conformación del equipo diocesano promotor del proyecto y la presentación del proyecto a los sacerdotes y diáconos de la diócesis.
Aquí mostramos la relación entre el proyecto y los objetivos y líneas de acción aprobados por la Asamblea del Pueblo de Dios.

Los grupos bíblicos y los objetivos y líneas de acción de la Asamblea del Pueblo de Dios.
El proyecto tiene relación con los tres objetivos pastorales más destacados que las comunidades propusieron en la preparación de la Asamblea del Pueblo de Dios y que luego la Asamblea tomó y propuso para hacerlos realidad en la pastoral de la diócesis.

Primer objetivo: “Profundizar el crecimiento en la fe”

El proyecto está estrechamente vinculado a este primer objetivo de la Asamblea del Pueblo de Dios. Y es respuesta a sus tres líneas de acción

Primera línea de acción: “Promover la Pastoral Bíblica (lectura personal y
comunitaria de la Palabra)”
El proyecto surgió directamente de la búsqueda de caminos para concretar esta línea de acción. La relación entre esta línea de acción y el proyecto de grupos bíblicos es evidente. Los grupos bíblicos realizan la lectura comunitaria de la Palabra, que siempre tiene como consecuencia y fruto la lectura personal de la Palabra por parte de los miembros de los grupos.

Segunda línea de acción: “Animar a los agentes de pastoral (coordinadores,
catequistas, servidores, etc.) a la participación en una comunidad de referencia donde crezcan en su experiencia de fe”

Un grupo de lectura orante y comunitaria de la Palabra, por las características que tiene, puede ser perfectamente una comunidad de referencia donde los agentes pastorales crezcan en la experiencia de la fe.

Tercera línea de acción: “Promover la conciencia de discípulos y misioneros,
como contenido transversal de todos los ministerios”

Un grupo de lectura orante y comunitaria de la Palabra, por las características que tiene, suscita y desarrolla una conciencia discipular y un espíritu misionero en los miembros del grupo, y de estos grupos tienen la posibilidad de ser miembros todos los que tienen algún servicio en la comunidad, incluido el sacerdote.

Segundo objetivo: “Humanizar los vínculos comunitarios y las estructuras pastorales”

Los grupos bíblicos, por sus características, pueden ayudar mucho a humanizar los vínculos entre los miembros de la comunidad y también entre los responsables pastorales.
El dinamismo de los grupos bíblicos genera vínculos fraternos entre los miembros del grupo y también con el resto de la comunidad. No hay nada más humanizador de los vínculos comunitarios que vivirlos desde la presencia de Dios y desde la vida que tiene su Palabra, que es lo que este proyecto propone.
El proyecto, en la medida en que las comunidades parroquiales lo implementen, puede ser una realidad que ayude mucho a concretar la segunda línea de acción de este segundo objetivo: “Compartir iniciativas y proyectos pastorales entre comunidades”.

Tercer objetivo: “Llegar a los que sufren con la Buena Noticia de la Misericordia de Dios”

Los grupos bíblicos pueden tener un carácter muy explícitamente misionero (todos pueden ser invitados a participar en ellos, aun los que no han hecho un camino de fe, o no tienen estudios primarios).
La participación en un grupo bíblico puede ser propuesta muy directamente a los hermanos que sufren (pueden organizarse en las zonas y ambientes más cadenciados, puede haber grupos con sufrimientos especiales…).
Y con lo que llegan estos grupos es con la Buena Noticia de la Palabra de Dios que nos revela con total cercanía y claridad la misericordia de Dios.

2. Elementos básicos en torno a la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios tiene un lugar extraordinario en la vida del Pueblo de Dios y en la vida de cada cristiano.
En la palabra está la persona que la dice. Cuando escuchamos o leemos nos encontramos con la persona que nos habla o nos escribe.
En la Palabra de Dios, Él está realmente presente. Si la leemos y/o escuchamos con fe nos encontramos con Él, vivo y presente en ella.
En su Palabra Dios nos habla, nos revela quién es, qué tiene en su corazón, qué hace en la historia de los hombres. La Palabra de Dios es un medio esencial para conocer a Dios, para conocer su verdadero rostro. La Palabra de Dios nos purifica de las falsas imágenes de Dios.
Dios en su Palabra nos revela también la dignidad del hombre como criatura y como hijo de Dios. Dios, en su Palabra, nos revela el sentido de nuestra vida y el camino para alcanzar la plenitud de nuestra vida.
Dios, en su Palabra, nos muestra el sentido de la historia de la humanidad y nos muestra los caminos de compromiso en la construcción de la humanidad que Dios quiere.
Jesús nos dice que la Palabra es la semilla del Reino (Lc. 8,11). Sembrar la Palabra es sembrar el Reino. Recibir la Palabra con fe es acoger el Reino.
Jesús nos dice que el amor a Él se demuestra en la fidelidad a su Palabra (Jn. 14,15.23)
Jesús nos dice que la forma de ser parte de su familia es “escuchar la Palabra de Dios y practicarla” (ver Lc. 8,19-21) y que la verdadera y mayor felicidad está en “escuchar la Palabra de Dios y practicarla” (Lc. 11,27-28)
Jesús nos dice que el que escucha sus palabras y las pone en práctica edifica la casa de su vida sobre roca de tal forma que ningún viento, tormenta ni riada la puedan arrastrar o destruir (Ver Mt. 7,24-28).

3. ¿Qué es un grupo bíblico? Características de los grupos.

Los grupos bíblicos no son grupos de estudio, sino grupos de lectura orante y comunitaria de la Palabra. Son grupos:
• Formados por un número de entre 7 u 8 hasta 20 hermanos/as;
• en los que se comparte la vida y la fe;
• en los que se hace un camino comunitario;
• en los que la oración comunitaria tiene un lugar destacado;
• en los que todo esto se hace desde la Palabra;
• en los que la lectura de la Palabra es una lectura orante (lectio divina).
• en los que todos los hermanos/as están invitados a participar activamente en las diversas partes del encuentro.
El grupo se reúne una vez por semana en un encuentro de alrededor de dos horas.
Cada grupo tiene un equipo animador (coordinador) formado por dos hermanos/as.
Los grupos (los que hay, los que se conformen desde algún carisma particular, los que se conformen en cada parroquia…) no necesitan ser uniformes en todas las comunidades (no necesitan utilizar necesariamente los mismos textos de la Palabra, hacer la oración de la misma manera…)

4. ¿Cómo comenzar los grupos en una comunidad?

La iniciativa de formar grupos bíblicos en una comunidad puede ser del sacerdote o de otros miembros de la comunidad. Si la iniciativa es de los laicos, debe contar con el aval del sacerdote o diácono a cargo de la comunidad.
El sacerdote o diácono es quien nombra o avala a los que van a ser animadores de los grupos.
Se puede comenzar a formar grupos en cualquier momento.
Para la convocatoria en las comunidades de cada parroquia a los que deseen participar de un grupo bíblico, se podrá hacer de formas diversas. Cada comunidad sabrá cuál es la mejor forma de animar a participar:
• Puede ser en las celebraciones de la Eucaristía.
• Puede ser a través de una misión, en la que se invite a participar de los grupos.
• Puede ser que un grupo de padres de Catequesis Familiar quiera seguir un camino comunitario al acabar la catequesis de Primera Comunión.
• Puede ser que haya hermanos/as que tienen la posibilidad de convocar a un grupo entre los cercanos: Vecinos, amigos, familiares…
• Puede ser que se conforme uno o varios grupos con responsables pastorales de la comunidad (catequistas, servidores de Cáritas, misioneros/as…)
• Cada comunidad puede pensar otras posibilidades.
Cada comunidad deberá ver el momento oportuno para comenzar con algunos grupos. Si fuera posible sería bueno utilizar el mes de la Biblia para proponer y conformar los primeros grupos. Pero también podría ser en alguna misión en estos meses (octubre es el mes de las misiones) o en el tiempo de preparación de la Navidad. Si se ve más oportuno comenzar con los grupos al comenzar el próximo curso, sería muy importante aprovechar estos meses para dar a conocer, proponer el participar y anotar a los/as que deseen participar.

5. Perfil de los animadores de los grupos bíblicos.
Es deseable que en cada grupo sea un equipo de dos hermanos/as animadores el que coordine el grupo.
Por la dinámica participativa de los grupos bíblicos, los animadores de los grupos no necesitan una preparación muy especial en el conocimiento de la Biblia.
Lógicamente se requiere de ellos/as las cualidades necesarias para coordinar un grupo: Experiencia de fe, sentido común, actitud de escucha y diálogo, espíritu de comunión pastoral…
Los promotores bíblicos que han salido del CEFORBIQ, pueden ser animadores naturales de estos grupos, después de interiorizarse del sentido y la dinámica de ellos.
Podrían ser también hermanos/as que tienen experiencia de coordinar grupos: En Catequesis Familiar, en pastoral juvenil u otro tipo de experiencia pastoral. Cuando haya en un grupo responsables pastorales de otros servicios de la comunidad, el grupo puede ser animado por un responsable pastoral y por otro que no lo es y que asume esta responsabilidad pastoral.

6. Acompañamiento pastoral de los grupos.

Cada grupo tiene un equipo animador formado por dos hermanos/as.
Si se forman varios grupos bíblicos en una parroquia o comunidad, será muy bueno que haya un equipo parroquial animador de los animadores, al que puedan acudir los animadores en sus dudas o consultas, y quienes convocan y animan el encuentro (¿mensual?) de los animadores de los grupos. Este equipo puede estar formado por dos hermanos/as, que son animadores de los grupos.
El equipo diocesano de los Grupos Bíblicos buscará los espacios necesarios para acompañar a los animadores en sus necesidades.
Es muy probable que, por cuestión de número y de cercanía, se formen equipos zonales de acompañamiento a los animadores (por decanato o por partido).
En cada parroquia el encargado natural del acompañamiento pastoral a los grupos de su parroquia es el sacerdote o diácono a cargo de la parroquia. Para ello puede contar con la ayuda del equipo parroquial.

7. Dinámica de un encuentro del grupo bíblico.

El encuentro semanal de un grupo bíblico dura entre hora y media y dos horas.
Después del momento de encuentro y saludo de los hermanos/as que van llegando se comienza formalmente el encuentro con un canto o/y con una breve oración de disposición (se pide la gracia que se necesita para vivir con profundidad y fruto el encuentro).
Después hay un tiempo breve para compartir lago de la vida o testimoniar alguna gracia de la semana.
Los momentos centrales del encuentro son:
1) En primer lugar alguien lee detenidamente el texto de la Palabra. Después, con la participación de todos, se recrea imaginativamente el texto. Se respondería a: ¿Qué dice el texto, cómo me imagino, qué sucede, quiénes intervienen…? Es el momento objetivo.
2) En el segundo momento, los hermanos/as comparten lo que a cada uno le dice Dios desde esta Palabra. Responde a la pregunta: ¿Qué me dice Dios, qué dice esta Palabra a mi vida? ¿Qué me pide cambiar? Etc. Es el momento subjetivo.
3) El tercer momento es un tiempo de oración. Será una oración espontánea y comunitaria, en la que se relaciona desde la acción de gracias, desde la intercesión, desde la entrega, desde la alabanza la Palabra y nuestra vida. Se trata de dar gracias a Dios por lo que nos revela en su Palabra, por lo que la Palabra nos descubre como don en nuestra vida; de pedir lo que necesitamos para poder llevar a la vida la Palabra….
Al finalizar la oración comunitaria algunos hermanos/as pueden compartir cómo han vivido el encuentro, o algo particular del encuentro.
El encuentro finaliza dando alguna indicación, si hay, para el próximo encuentro o alguna noticia de la vida de la comunidad.

8. Experiencia de un encuentro. Hacer un encuentro con grupos de 8 a 10 hermanos/as.

Con el texto de la Palabra de Jn. 1,35-51.

9. Materiales para los grupos

Podría ser “El camino del discípulo”. Otras posibilidades: Evangelio del Domingo, Material de Círculos Bíblicos (Mesters)….

10. Próximo taller

Para los que han hecho este taller y también para hermanos/as que no han hecho este.
En Florencio Varela (San Juan Bautista): Lunes,16 de noviembre, a las 18 hs.
En Berazategui (Sagrada Familia): Miércoles, 18 de noviembre, a las 18 hs.
En Quilmes (Casa de la Catequesis): Viernes, 20 de noviembre, a las 18 hs.

misa[1]

3 comments

  • Estimado Daniel, hago llegar tu consulta a Parroquia, se comunicarán a la brevedad. Un saludo en Don Bosco, Myriam (Webmaster OSB)

  • Me interesaría conocer si ya hay algún grupo de estudio o compartir biblico por Quilmes o en Berazategui ( Sagrada Flia y capilla Luordes, o Caacaupé de Berazategui. (Estudié en el Cefiteq de Plátanos pero sin terminar por razones personales, prosiguiendo en forma autodidacta ( siempre dentro de la iglesia y la Tradición) Desde ya gracias.

  • Hola somos un grupo de mamas salesianas, que nos estamos organizando para colaborar con el colegio, para que salga a la comunidad, y promoveer el proceso preventivo de la obra de Don Bosco, estamos buscando grupos a nivel nacional de padres salesianos para contactarnos, me pueden brindar esa informacion. Desde ya muchas gracias
    Anabel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *